MAFIA PEPERA Y EMPRESARIAL EN CANARIAS

11 julio, 2013 at 9:26 1 comentario

  • Según artículo publicado en Iniciativa Debate por Carlos Delgado el 9 de julio de 2013 bajo el título “PPLeaks, la conexión canaria y los fiscales de compañía”:

odo el mundo se ha enterado, menos los grandes medios de comunicación: el colectivo ciberactivista Anonymous filtró ayer a través de Internet unos documentos que contienen la supuesta contabilidad del PP desde 1990 hasta 2011. Son más de dos décadas de apuntes contables que el Partido Popular, de momento, ni desmiente ni confirma. «Aún estamos comprobándolos. Se trata de mucha información», aseguraron a ABC (uno de los pocos medios convencionales que se han hecho eco de la filtración) fuentes populares.

Los datos son muchos, en efecto. Casi 5 gigabytes de información que recogen las decenas de miles de apuntes que la contabilidad A (la oficial) del partido hoy gobernante ha generado en los últimos 20 años. Espoleados por la escasa prisa que el PP está teniendo en desmentir su veracidad, en esta redacción nos hemos lanzado a analizarlos como si fueran buenos. Estamos trabajando en ello. Y no somos los únicos.

Nuestras primeras pesquisas se han centrado en el último ejercicio disponible, el correspondiente a 2011. Y, dado que ese fue año de elecciones, lo primero que nos llama la atención es la lista de donantes. Un primer y somero estudio arroja ya algunas conclusiones que, aunque preliminares, resultan fascinantes:

La relación incluye un total de solo 478 donaciones. Cosa de poco, para un partido que contaba en 2012, según sus propios datos, con más de 800.000 afiliados entre militantes y simpatizantes. Eso supone un donante por cada 1.700 afiliados. Fiel a su fama, a la derecha española le cuesta soltar la gallina, o eso es lo que pretende aparentar. El número de donativos es ridículo más allá de lo verosímil, pero, eso sí, los importes son generosos: a una media de casi 4.400 € por transfusión, los donantes del PP han aflojado la suma de 2.145.071 euros, algo más de 350 kilos de los de antes. Una fruslería. Para llegar a esa cifra les habría bastado con rascarle 3 euros a cada afiliado o 20 céntimos a cada votante. Habrá que ver qué dice el Tribunal de Cuentas cuando se pronuncie (lo hace cada ¡cinco! años), pero ahí hay algo encerrado que dice “miau”. Las fortunas de la Reserva Espiritual no pueden ser tan rácanas. A menos, claro está, que se conceda algún pábulo a la tesis de la caja B que propone Bárcenas.

La gran mayoría de los donativos (439) corresponden a cantidades aportadas por personas físicas, particulares con nombre y apellidos. Solo una de cada diez donaciones (49) figura a nombre de una persona jurídica. A pesar de ello, el importe donado por estas entidades (1.375.400 €) supone casi dos terceras partes (64%) del total justificado por el PP. Entre dichas 49 entidades se encuentran empresas promotoras, hosteleras, consultoras, gestoras de cartera, constructoras, transportistas y hasta una sociedad de transformación agraria o una fundación. El óbolo medio por compañía se eleva hasta los 28.000 euros, con un máximo de 100.000 y un mínimo de 1.200 euros.

Pero cuando los maullidos se vuelven ensordecedores es al indagar sobre la procedencia de estas empresas: casi un tercio de ellas (15) son sociedades domiciliadas en las islas Canarias, y aportan entre todas más de la mitad (701.000 €) de las donaciones empresariales. Una pequeña comunidad autónoma como Canarias, que supone tan solo un 1,5% del territorio español, con una población de apenas un 4,5% del total estatal y que aporta menos de un 4% de nuestro PIB se basta y se sobra para donar al PP más dinero que el resto de compañías españolas juntas. En resumen: las empresas de Canarias acaparan el 51% de las aportaciones hechas por empresas y el 33% del importe total donado. No está nada mal para una comunidad en la que el PP no ha ganado nunca unas elecciones autonómicas.

Por citar solo los nombres de las empresas más generosas, entre las sociedades donantes de Canarias hay que destacar a ÁRIDOS CANARIOS, S.L., CONSTRUCCIONES INDUSTRIALES DE TENERIFE, S.A. (COINTE) o TRABAJOS Y SERVICIOS CANARIOS, S.L. (100.000 euros cada una), JOSÉ SÁNCHEZ PEÑATE, S.A. (90.000), INDUSTRIA PANIFICADORA JOSÉ SÁNCHEZ PEÑATE, S.L. (30.000) o PROMOCIONES INMOBILIARIAS LAS ARENAS, S.L. (50.000).

Fuera de Canarias, las compañías más rumbosas con Génova son FORJAT PLA, S.A. (Mallorca, 75.000 €), IBEROSTAR HOTELES Y APARTAMENTOS, S.L. (Mallorca, 70.000), CARMA S XXI, S.A. (Mallorca, 70.000), INDUSTRIAS LÁCTEAS ASTURIANAS, S.A. (Asturias, 60.000) o FCC (Madrid, 60.000 € a través de sus filiales BPR PRETENSADOS Y TÉCNICAS ESPECIALES, S.L. y PARTICIPACIONES TEIDE, S.A.). Como puede verse, las empresas con sede en Mallorca no hacen sino reafirmar aún más ese carácter marcada y sospechosamente insular de las aportaciones recibidas por el partido de la gaviota.

En cuanto a los donantes particulares, su número (439) no nos ha permitido, de momento, más que una revisión a vuela pluma, pero a simple vista resaltan ya algunos nombres y cantidades. Encabeza la lista de los más desprendidos, muy por delante del resto, el empresario hispano-cubano-norteamericano Leopoldo Fernández Pujals (Telepizza, Jazztel), que arrima la nada despreciable cifra de 60.000 euros. Ya en guarismos más comedidos se encuentran un anestesista de Huesca (12.000 €), un ex vicepresidente de CajaGradana (6.200), un concejal del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza y un promotor de la misma ciudad (6.000 cada uno), un octogenario magnate colombiano de la comunicación (5.000), un apoderado de ENDESA (3.500), un diputado del PP y Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes (3.500), una famosísima política de Barcelona, presidenta del PP catalán y dueña de una agencia de fiscales de compañía (3.500) o un presidente de ENRESA, la compañía pública adjudicataria de la construcción del radiactivo Almacén Temporal Centralizado.

Con estos datos, es imposible no plantearse algunas sospechas razonables que ningún juez debería pasar por alto. Una de ellas, quizá la más obvia, es que en la relación aportada por el PP faltan donantes y donaciones. Es por completo inverosímil que Génova tenga apenas 500 benefactores y entre ellos únicamente consten 49 sociedades. O que más de la mitad de la aportación de esas sociedades provenga de las islas Canarias. O que no haya ningún donativo de empresas de Castilla y León o el País Vasco. O que en comunidades como Valencia, Galicia o Castilla-La Mancha solo haya una empresa donante (y en el caso de Galicia, la firma ni siquiera es de Pontevedra, cuna de Rajoy). O que en la relación no figuren ni entidades bancarias ni grandes corporaciones de sectores estratégicos.

Faltan datos. Por fuerza. Y esos datos tienen que estar en la contabilidad B. Esa de los billetes en maletas, los viajes a Suiza y las actitudes sobrecogedoras (esto es, agarradoras de sobres). Los originales de los papeles de Bárcenas ya están en poder del juez, y en ellos se señala directamente a Rajoy como receptor de sobresueldos en negro. Debemos de ser la única democracia occidental en la que, ante una acusación así, el presidente no sólo no es llamado a declarar, sino que ni siquiera se molesta en salir en los divertimedia a desmentirlo. ¡Qué descaro el suyo y qué indolencia la nuestra!

  • Según artículo escrito por Javier Ruiz en Vox Populi el 10 de julio de 2013 bajo el titulo “NINGUNA DE LAS GRANDES EMPRESAS MENCIONADAS POR BÁRCENAS APARECE ENTRE LOS DONANTES OFICIALES. Los donativos al PP se cuadruplicaron en 2011 hasta sumar 2,1 millones en la contabilidad A”:

La generosidad de empresas y particulares con el PP se multiplicó por cuatro el año en que conquistó el poder. Sin embargo, en la lista de donantes oficial no aparece ni una sola de las grandes constructoras o empresas mencionadas en la contabilidad filtrada por Bárcenas. Tras recibir donativos por valor de 2.145.070,55 euros, el PP gastó 41,5 millones de euros en publicidad y relaciones públicas, según refleja la contabilidad publicada por Anonymous.

La generosidad desbordó al Partido Popular en el año en que ganó las elecciones. Es lo que se desprende de la contabilidad oficial del partido publicada por el grupo de hackers informáticos Anonymous. Los donativos al PP se cuadruplicaron en un año hasta superar los 2,5 millones de euros según la contabilidad oficial.

Lo más llamativo de la lista íntegra de donantes que el PP incluye en su Memoria de Actividades, sin embargo, no son los nombres que figuran sino las ausencias que desvela: ni una sola empresa del IBEX admite oficialmente haber contribuido a las arcas del partido en 2011. Tampoco figuran las grandes constructoras que sí aparecían en la supuesta contabilidad B de Luis Bárcenas publicada por El País.

Los donantes que están en la contabilidad oficial son pequeños y ninguno supera el límite legal de los 100.000 euros. Tres rasgos comunes les definen: primero, los sectores inmobiliario y turístico son quienes aportan las mayores cantidades; segundo, Canarias es el principal centro geográfico del que proceden los grandes donativos y tercero, entre los barones regionales del partido muy pocos contribuyen de su propio bolsillo: sólo lo hacen el PP catalán y el valenciano.

Canarias y urbanismo y turismo, grandes donantes

Iberostar hoteles fue uno de los grandes donantes en las listas del PP. El grupo de hoteles y apartamentos hizo un donativo de 70.000 euros a las arcas populares el año en que el partido se jugaba el relevo de Zapatero. La generosidad canaria llama la atención porque las mayores donaciones provienen de las islas. Así, Trabajos y Servicios Canarios, S.L. dona 100.000 euros a la formación,

En el sector inmobiliario aparecen también los grandes donativos de esa lista ubicados en su mayor parte en Canarias. Así Proyectos Inmobiliarios Las Arenas, una empresa de Tenerife, aporta 50.000 euros, lo mismo que Promociones Horneras, con otros 50.000. Por su parte, Lostlands developments, una inmobiliaria con sede en San Cugat del Vallés, aporta 12.000 euros.

Los altos cargos populares que donaron fondos

Muchos de los nombres que hoy dirigen el PP contribuyeron económicamente a las arcas del partido antes de ser designados. Entre los nombres más destacados como donantes figura el del actual ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que aportó 2.200 euros de donativos al PP antes de ocupar la cartera. También Jorge Moragas es de los responsables políticos que aportaron de su bolsillo fondos para el partido. En concreto, el actual director del Gabinete del Presidente del Gobierno contribuyó con 3.500 euros a las arcas del PP.

Sin embargo, las mayores donaciones al PP vienen de sus líderes regionales. En concreto, Alicia Sánchez Camacho, líder del PP catalán, aporta 3.500 euros a las arcas de la formación. Igualmente, los miembros del PP valenciano figuran entre los más generosos con el partido:

  • El Presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, dona 1.500 euros de su bolsillo al PP
  • El ex presidente de la diputación de Castellón, Carlos Fabra, dona más del triple hasta sumar 4.700 euros
  • Y su hija, Andrea Fabra dona también otros 1.500 euros.

El PP disparó sus gastos un 60% en 2011

La generosidad del lado de los ingresos tuvo como consecuencia una alegría todavía mayor en el gasto, según la contabilidad popular. El PP triplicó sus compras hasta gastar 133.389.210,01 euros, un 60% más que el año anterior. Las cuantías de algunas partidas son astronómicas: los populares gastaron 41,4 millones en publicidad y relaciones públicas, otros 3,4 millones de euros en informes y estudios políticos y 621.495,38 euros en encuestas electorales, según recogen sus propias cuentas.

  • Según artículo escrito por M. Relti en Canarias Semanal el 12 de julio de 2013 bajo el título ” Los empresarios “donantes” aparecen luego como adjudicatarios de suculentos contratos con el Estado. LA CONTABILIDAD DEL PP DESVELA PARTE DE SUS “CONEXIONES” CON LA GRAN BURGUESÍA CANARIA”:

Todos los empresarios damos dinero a los partidos”, reconocía hace unos meses -y sin que se le pusieran colorados los cachetes – el orondo empresario, Ambrosio Jiménez, presidente de  Construcciones Industriales de Tenerife. Su declaración no fue, naturalmente, el resultado de una repentina necesidad  de hacer públicos sus “pecadillos”. Los papeles contables que el Partido Popular se había visto obligado a poner en manos de los tribunales desvelaron algunas de las “aportaciones legales” que los empresarios canarios hacían regularmente al Partido Popular. En aquellas fechas se supo que al menos tres empresas de las islas habían aportado la cifra de unos 400.000 euros a las repletas arcas del Partido Popular. Además de la empresa de Ambrosio Jiménez, se supo que también Miguel Ángel Ramírez, propietario de  “Seguridad Integral Canaria” y presidente de la Unión Deportiva de las Palmas, y el Grupo Lópesan alimentaban de manera “generosa” los caudales del Partido de los ultraconservadores canarios.

Sin embargo, aquello sólo era la punta de un iceberg cuya parte sumergida posiblemente jamás llegaremos a descubrir. La contabilidad “legal” – porque  a estas alturas no hay quien dude de que  ha existido otra ilegal con raíces en turbios negocios inmobiliarios – está ya en manos de centenares de miles de internautas que pueden bajarla en archivos comprimidos de un servidor en la que fue puesta a disposición de todos  por el conocido  grupo  hacker Annonymus. De ella se desprende, según informó  la revista  quincenal Diagonal en un excelente reportaje de Ter García – que al menos catorce  empresas canarias han aportado alrededor de 1 millón de euros en la financiación del Partido Popular en el Archipiélago.

Según la revista aludida, entre esas aportaciones se encuentran las de las empresas Áridos Canarios y Trabajos y Servicios Canarios, ambas integrantes del todopoderoso Grupo Lopesan, hasta su absorción por Lopesan Asfaltos y Construcciones S.A. . De acuerdo con los datos que aportan los papeles contables de la organización ultraconservadora, cada una de ellas contribuyó con 100.000 euros a las arcas del PP.

¿”DONACIONES” ALTRUISTAS?

¿Se trataba sólo de aportaciones altruistas realizadas como efecto exclusivo de  afinidades meramente ideológicas? Responder a este interrogante resulta harto complicado. Si hubo algun tipo de acuerdos delictivos entre la cúpula del Partido Popular y el Grupo Lopesan en el mejor de los casos sólo podría probarse  a través de  una  minuciosa investigación  judicial, cuya ejecución resulta a todas luces altamente improbable. Pero lo que sí es cierto  es que al año siguiente de realizarse la “donación” el grupo Lopesan fue adjudicatario de un contrato por la nada desdeñable cantidad de 14 millones de euros, junto a Acciona, para las obras de la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN), infraestructura para la investigación científica financiada por el Ministerio de Economía y el Gobierno de Canarias, con cofinanciación de los Fondos Feder.

Otra de las entidades empresariales que  prestaron su “aportación” económica  al partido de los ultraconservadores isleños fue Construcciones Industriales de Tenerife, así como sus filiales Promociones Horneras y Proyectos Inmobiliarios. Las donaciones de estas  tres empresas al PP suman  200.000 euros. En automática y prodigiosa coincidencia,  el propietario de la  empresa, el mentado Ambrosio Jiménez, fue asimismo agraciado por el Ilustre Ayuntamiento de la Laguna, con la ejecución de la  modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Ni que decir tiene que el empresario Ambrosio Jiménez contó con el apoyo de los votos de Coalición Canaria y del Partido Popular. El proyecto, que ascendía a la suculenta cantidad de 36 millones de euros, se encuentra, por razones que no viene n al caso, actualmente paralizado. El Plan en cuestión  iba a posibilitar la construcción de cuatro polideportivos, once campos de fútbol, cuatro pistas de tenis y una pista cubierta de esquí sobre una superficie de 182.000 metros. Asimismo estaba prevista la construcción de edificios residenciales y el mayor Centro Comercial del municipio.

Pero además de estas potentes empresas canarias, en los libros de contabilidad del Partido Popular, en el apartado correspondiente al año 2011 consta también el nombre de la entidad “Gestiones y Asesoramientos 3000″, con una “donación” de €50,000. De acuerdo con un apunte contable que figura en esos “papeles”, el año anterior  esa misma empresa había realizado una entrega de otros €100,000. El propietario de esta empresa es Miguel Ángel Ramírez, que comparte su dirección con la presidencia del Grupo Ralons, de la Unión Deportiva Las Palmas y de Seguridad Integral Canaria. Ramírez, un hombre relativamente joven, con múltiples e intensos conflictos laborales con sus trabajadores fue  durante el año 2011  el empresario canario que más capital invirtió del Archipiélago en Bankia y en Banca Cívica. No obstante, las actuaciones de las empresas de Ramírez, han traspasado los límites del archipiélago.  Miguel Angel Ramírez es hoy beneficiario de un contrato por 17 millones de euros anuales, para ejercer la vigilancia de la zona norte del Metro de la derechista Comunidad de Madrid. Su contrato durará hasta el año 2017. De nuevo la talismánica correspondencia entre la causa y el efecto vuelve a reiterarse: usted realiza una “donación” y como resultado automático, aparecerá inexorablemente un flamante y multimillonario contrato… ¡Cosas de la magia española!

  • Según artículo escrito por M.A. Autero y A. Martínez en La Opinión de Tenerife el 15 de julio de 2013 bajo el título “La tercera parte de los donativos al PP en 2011 procedieron de empresas canarias”:
  • Quince compañías del Archipiélago ingresaron 801.200 euros el año de las elecciones generales y autonómicas en la caja de la calle Génova, según la última contabilidad auditada del partido.

Algo más de un tercio de las donaciones económicas que percibió el Partido Popular (PP) a lo largo del año 2011 provenían de empresarios canarios. Exactamente, el 37,35% de los ingresos aportados por particulares o empresas durante ese ejercicio se envió directamente desde el Archipiélago a la caja de Génova 13, la sede central de los populares en Madrid. En números redondos, los empresarios de las Islas donaron ese año, en el que se celebraron las últimas elecciones municipales, insulares, autonómicas y generales 801.200 euros del total de 2.145.070,55 euros que están reflejados en el capítulo de donaciones de la última contabilidad auditada del PP. Casi cuatro veces más de lo que recibieron los populares en 2010.

Las empresas canarias donantes son 15 y la cifra anotada que más aparece es la de 100.000 euros. En los apuntes contables figuran Áridos Canarios SL y Trabajos y Servicios Canarios SL. Ambas empresas pertenecen al Grupo Lopesan hasta que fueron absorbidas por Lopesan Asfaltos y Construcciones SA en enero de 2013, perteneciente al empresario grancanario Eustasio López. Cada una de ellas aportó 100.000 euros a las arcas del PP en 2011.

Construcciones Industriales de Tenerife SA (Cointe), Proyectos Inmobiliarios Las Arenas SL y Promociones Horneras SL, tres sociedades presididas por el constructor grancanario y afincado en Tenerife, Ambrosio Jiménez, donaron en ese ejercicio al PP la misma cantidad que el Grupo Lopesan: 200.000 euros. Cointe figura en los apuntes contables con una aportación de 100.000 euros, mientras que las otras dos sociedades entregaron 50.000 euros cada una.

Industria Panificadora José Sánchez Peñate SL y su matriz José Sánchez Peñate SA, del conglomerado JSP, aportaron 30.000 euros, la primera, y 90.000, la segunda.

Estas siete sociedades, pertenecientes a tres grupos empresariales, que controlan Ambrosio Jiménez, José Sánchez Rodríguez y Eustasio López, son las que más dinero donaron ese año al partido que hoy gobierna España. La suma de sus aportaciones fue de 520.000 euros. Otras ocho empresas canarias donaron los 281.200 euros restantes que figuran en la contabilidad oficial del PP en 2011.

Gestiones y Asesoramientos 3000 SL, en la que aparece como apoderado Miguel Ángel Ramírez –también presidente de Seguridad Integral Canarias, del Grupo Ralons y de la Unión Deportiva Las Palmas– donó al Partido Popular 50.000 euros. Ramírez figuraba también en 2011 como el mayor inversor en Bankia y Banca Cívica.

Iniciativas Bauma SL, perteneciente al empresario grancanario Óliver Alonso, donó 45.000 euros. Elmasa Patrimonial SA aportó 25.000 euros, mientras que El Patio SA, que pertenece a la matriz Hotel Sandy Beach, donó otros 20.000 euros.

La sociedad mercantil Ramos Gil SL, integrada en el grupo grancanario Satocan y cuyo presidente es Juan Miguel Sanjuán, aportó 25.000 euros.

La constructora lanzaroteña Lanzagrava SL realizó una donación de 10.000 euros. Moneyba SA, dedicada también al sector de la construcción y a la explotación de clínicas, donó 5.000 euros. Por último, Transportes Carballo SL, una empresa tinerfeña, radicada en el Polígono de Güímar, aparece con un apunte contable por una donación más modesta, de 1.200 euros.

Esta es la relación de empresas que aparecen como donantes del PP en 2011. La mayoría de los empresarios que figuran al frente de estas compañías han rechazado comentar las entregas, aunque todos afirman que sus aportaciones económicas a “éste y a cualquier otro partido son del todo legales, declaradas a Hacienda y las cantidades donadas se ajustan a la Ley” de Financiación de Partidos Políticos, modificada en 2007.

Solo un empresario se ha atrevido a hablar a las claras y a dejar constancia de que da dinero a los partidos políticos, al Partido Popular y a otras formaciones. Ambrosio Jiménez lo hizo en una entrevista publicada por este periódico el pasado mes de abril, cuando declaraba que “todos los empresarios dan dinero a los partidos políticos”. El constructor admitía las donaciones que él mismo ha hecho y negaba que por ello recibiera “contraprestaciones”, además de afirmar que “todo se declara a Hacienda”.

Otros industriales canarios con los que se ha puesto en contacto este periódico rechazaron ser citados pero confirmaron que las donaciones se ajustan a la ley, que marca un tope de 100.000 euros por cada persona física o jurídica.

Lo que permite la ley de partidos

La donación está contemplada por la ley como un instrumento de financiación de los partidos políticos en España. En las últimas cuentas fiscalizadas del PP, relativas a 2011, aparecen unos ingresos declarados en concepto de donaciones por valor de 2,14 millones de euros.

Una cantidad mucho menor, menos de la mitad, de lo que percibió este partido antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En el año 2007 el partido que preside Mariano Rajoy recibió en donaciones 4,97 millones de euros. En ambos ejercicios se celebraron elecciones municipales y autonómicas.

La Ley de Financiación de Partidos políticos del año 2007 –que actualizó una primera versión aprobada 20 años antes– establece que las donaciones “deben proceder de personas físicas o jurídicas, que no contraten con las administraciones públicas, ser públicas y no exceder de límites razonables y realistas”. Es este punto, junto con el de las cuantías, el más controvertido, pues muchas de las empresas que aparecen como donantes contratan con las administraciones.

La Ley de 2007 estableció una cuantía máxima en 100.000 euros al año, un 40% más que la cantidad estipulada en la primera versión de la ley. Asimismo, la actual normativa prohibe las donaciones anónimas tras las reiteradas quejas del Tribunal de Cuentas, encargado de fiscalizar la contabilidad de los partidos políticos. Este límite no afecta a las donaciones en especie de bienes inmuebles.

La Ley de Financiación de Partidos Políticos, aprobada en el año 2007, establece que las aportaciones en concepto de donaciones “deben proceder de personas físicas o jurídicas, que no contraten con las administraciones públicas”. Sin embargo, en la contabilidad oficial del Partido Popular del año 2011, la última fiscalizada, aparecen diversas empresas canarias que aportaron donaciones y que sí trabajan con las administraciones públicas.

Establecer una relación entre lo donado al partido y lo adjudicado por las administraciones a estas empresas es complicado, sin embargo las donaciones están apuntadas y las compañías obtuvieron contratos públicos.

Dos empresas del Grupo Lopesan aportaron 100.000 euros cada una de ellas a las arcas del Partido Popular en 2011. Lopesan obtuvo al año siguiente la adjudicación de un contrato por 14 millones de euros, junto a la compañía Acciona, para desarrollar las obras de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), una infraestructura dedicada a la investigación científica que está financiada por el Ministerio de Economía y el Gobierno de Canarias, además de recibir subvenciones europeas con cargo a los fondos Feder.

Miguel Ángel Ramírez, que en 2011 aparecía como apoderado de la empresa Gestiones y Asesoramientos 3000, donó 50.000 euros. Ramírez también es propietario de Seguridad Integral Canaria y del Grupo Ralons. La empresa de seguridad ha obtenido contratos de la administración pública canaria. Sus vigilantes controlan muchos de los edificios oficiales del Gobierno de Canarias y de la Administración de Justicia.

Hace escasamente un mes, la empresa que dirige Ramírez obtuvo otro suculento contrato, esta vez en la capital de España, después de haber sido elegida como adjudicataria de tres zonas -el máximo a que podía aspirar un solo concursante- de las ocho en que se divide la red del Metro de Madrid. La adjudicación, por cuatro años prorrogables a dos más, supondrá unos ingresos anuales que rondarán los 17 millones de euros, según los datos de la propia compañía.

Relaciones

Ambrosio Jiménez, presidente de Cointe, Promociones Horneras y Proyectos Inmobiliarios Las Arenas admitió en una entrevista en LA PROVINCIA / DLP que realizaba pagos al PP y a todos los partidos políticos pero que, como no tenía ninguna contrata pública, esto no constituía ninguna ilegalidad.

Sin embargo, las relaciones de las empresas de Jiménez con la administración están constatadas en la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de La Laguna en 2005, con los votos a favor de Coalición Canaria y Partido Popular en el pleno del Ayuntamiento. Esa decisión posibilitaría la construcción del megaproyecto de Montaña Pacho, donde inicialmente se iban a construir cuatro polideportivos, 11 campos de fútbol, cuatro pistas de tenis y una pista cubierta de esquí, todo sobre una superficie de 182.000 metros cuadrados.

Además, estaban proyectados edificios residenciales y el centro comercial más grande de La Laguna. El proyecto, con una inversión de 36 millones de euros, está ahora paralizado, tras construirse solo varios campos de fútbol y un colegio público.

Por otra parte, el dueño de Lanzagrava (empresa que donó 10.000 euros), Demetrio Rodríguez Robayna, fue detenido en 2010 en la tercera fase de la operación Jable, enmarcada dentro del caso Unión. El empresario fue puesto en libertad sin fianza, aunque se le mantuvo la imputación. Lanzagrava había realizado un importante número de obras para el Ayuntamiento de Arrecife en los últimos años y, entre otras cosas, la empresa había resultado adjudicataria del Plan de Barrios impulsado por el PIL en la capital, además de otras obras.

Anuncios

Entry filed under: EMPRESARIOS CORRUPTOS, POLITICOS CORRUPTOS.

CASO LAS TERESITAS (XII) CASO ARONA, SIGUE QUE TE SIGUE

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Páginas

Entradas recientes

Blog Stats

  • 85,348 hits

A %d blogueros les gusta esto: