CONCEJAL DE URBANISMO DE TIAS

31 octubre, 2012 at 9:16 Deja un comentario

  • Según artículo publicado el 25 de octubre de 2012 por Isabel Lusarreta en La Voz de Lanzarote bajo el título ” José Reyes falseó un documento público para “beneficiar” a una empresa. El Tribunal Supremo ratifica la condena de dos años y tres meses de cárcel al ex concejal de Urbanismo de Tías:

El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso que presentó el ex concejal de Urbanismo de Tías, José Alberto Reyes De León, y ha ratificado la condena que le impuso la Audiencia Provincial hace poco más de un año. Así, el ex edil socialista tendrá que cumplir una pena de dos años y tres meses de prisión, por un delito de falsedad documental. La sentencia que ha sido ahora ratificada, también le imponía el pago de una multa de unos 1.600 euros. Además, el Supremo también le condena al pago de las costas procesales generadas por este recurso.

En la nueva sentencia, fechada el pasado 17 de julio, la Sección 1 de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo considera probado que José Reyes, siendo concejal de Urbanismo de Tías, entregó a la Apmun un documento falso, con el que consiguió frenar un expediente sancionador abierto contra la empresa Industriales de la Construcción de Lanzarote S.A. (Indelasa).

La Sala sostiene que el ahora ex concejal “conocía de la existencia de un expediente sancionador incoado por la Agencia de protección del Medio ambiente y natural y, con la palmaria intención de faltar a la verdad en el ejercicio de su cargo público, remitió a la citada Agencia un oficio municipal en el que se indicaba que el procedimiento sancionador incoado por el consistorio municipal había finalizado con el abono de la correspondiente sanción y que las obras objeto de la investigación habían sido legalizadas”.

Sin embargo, eso “no se ajustaba a la realidad”, sostiene el Tribunal Supremo, que agrega que el concejal hizo esto “con la finalidad de hacer ver a la Agencia que por parte de la corporación municipal de Tías se había hecho el conveniente uso de la potestad sancionadora en defensa de la legalidad urbanística, impidiendo la actuación sancionadora de la Agencia y la reparación del orden jurídico menoscabado”.

Unas obras del año 2000 en suelo rústico

Los hechos se remontan al año 2000, cuando un informe técnico de la Apmun advirtió de la realización de obras ilegales por parte de esta empresa. Se trataba un depósito de áridos, formado por muros de hormigón armado, en la zona conocida como Lomo de Piedra Blanca o la Rinconada. Los trabajos se iniciaron sin contar con la calificación territorial del Cabildo ni con licencia urbanística del Ayuntamiento. Ni siquiera se había solicitado autorización a la Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Canarias para la construcción de un edificio en suelo rústico.

Tras recibir el requerimiento de la Apmun, el Ayuntamiento de Tías abrió un expediente administrativo contra Indelasa. Nueve meses después, la Agencia volvió a dirigirse al Ayuntamiento, pidiendo información sobre lo sucedido con este expediente y preguntando si se había procedido a la demolición. Y la respuesta, llegó en un oficio municipal firmado por el entonces concejal de Urbanismo, José Alberto Reyes, en el que aseguraba que “el procedimiento sancionador incoado por el consistorio municipal había finalizado con el abono de la correspondiente sanción y que las obras objeto de investigación habían sido legalizadas”. Sin embargo, la Justicia considera probado que el documento que remitió era falso. De hecho, sostiene que la construcción ni siquiera podía ser legalizada.

Lo que sí hizo el Ayuntamiento es cobrar una sanción a la empresa promotora de las obras. “Es lo único en lo que parece no faltar a la verdad José Alberto Reyes de León en su oficio de 25 de agosto de 2001”, señala la sentencia dictada en su día por la Audiencia Provincial. Sin embargo, también subraya que “la sanción a todas luces resulta ridícula”. Y es que Indelasa abonó 40.000 pesetas de las de entonces (240 euros), mientras que las multas previstas por la ley para este tipo de casos iban de 100.000 a 1.000.000 de pesetas.

  • Según artículo publicado el 29 de octubre de 2012 por Isabel Lusarreta en La Voz de Lanzarote bajo el título “José Reyes puede presentar un recurso de súplica para intentar retrasarlo. La Audiencia Provincial da cinco días al ex concejal de Urbanismo de Tías para que ingrese voluntariamente en prisión”:

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha dictado un auto en el que declara firme la sentencia que condenó a dos años y tres meses de cárcel al ex concejal de Urbanismo de Tías, José Alberto Reyes de León, por un delito de falsedad documental, y ordena su ingreso en prisión. La decisión se ha producido tras la sentencia dictada el pasado mes de julio por el Tribunal Supremo, que rechazó el recurso del ex concejal.

Desde el momento en que reciba la notificación del nuevo auto, José Reyes tiene cinco días para “ingresar voluntariamente” en el Centro Penitenciario de Tahíche. En caso de no hacerlo, la Audiencia advierte que “se procederá a su busca, detención e ingreso en prisión por los cuerpos y fuerzas de seguridad y el Estado”.

Sin embargo, antes de que llegue ese momento, José Reyes puede intentar que se retrase la ejecución de la sentencia. De hecho, puede interponer un recurso de súplica contra este nuevo auto de la Audiencia Provincial, fechado el pasado 17 de octubre. Pero para retrasar su ingreso en prisión, tendrá que alegar razones que justifiquen un aplazamiento.

Por ejemplo, si José Reyes decidiera pedir un indulto al Consejo de Ministros, podría solicitar más tiempo a la Audiencia, hasta que el Gobierno central decida si le concede esa medida de gracia.

Lo mismo sucedería en caso de que el ex concejal decidiera recurrir la sentencia ante el Tribunal Constitucional. Esta vía excede el procedimiento ordinario y no supone un nuevo pronunciamiento sobre el fondo de los hechos que se juzgaron, sino sobre la tutela de los derechos constitucionales durante el proceso. Por eso, y dado que la sentencia ya es firme, la Audiencia tiene la última palabra para decidir si autoriza o no ese aplazamiento.

En su nuevo auto, además de ordenar el ingreso en prisión del ex concejal, la Audiencia Provincial también le ha dado cinco días para que haga efectivo el pago de la multa que se le impuso, de unos 1.600 euros, y que se dé cumplimiento a la pena de inhabilitación especial de un año y seis meses impuesta en la sentencia.

“Faltó a la verdad” para proteger a una empresa

La sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas, ratificada después por el Supremo, considera probado que José Reyes “faltó flagrantemente a la verdad” en un documento que remitió a la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun), protegiendo así una construcción ilegal promovida por la empresa Industriales de la Construcción de Lanzarote S.A. (Indelasa).

“Con su falsedad provocó la no actuación de la Apmun, lo que ha permitido que las obras en cuestión, ilegales e ilegalizables (…), se hayan consolidado al prescribir el delito de construcción ilegal, con lo que ello conlleva de ingente beneficio patrimonial para la empresa Indelasa S.A.”, subrayaba la sentencia. La construcción no llegó a demolerse y el Ayuntamiento se limitó a imponer una sanción “ridícula”, según la sentencia, de 240 euros.

Las obras consistían en la construcción de un depósito de áridos, formado por muros de hormigón armado sobre solera del mismo material, ubicado en la zona conocida como Lomo de Piedra Blanca o la Rinconada, perteneciente al municipio de Tías. Los trabajos se iniciaron sin contar con la calificación territorial del Cabildo ni con licencia urbanística del Ayuntamiento. Ni siquiera se había solicitado autorización a la Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Canarias para la construcción de un edificio en suelo rústico.

Todas estas irregularidades fueron puestas de relieve en un informe técnico de la Apmun, fechado el 13 de septiembre del año 2000, lo que dio origen a medidas sancionadoras contra la empresa, incluyendo el precinto de las obras, así como el requerimiento de legalización de las mismas en el plazo de tres meses.

Instando por la Apum, el Ayuntamiento inició un procedimiento sancionador. Nueve meses después, la Agencia volvió a dirigirse al Ayuntamiento, pidiendo información sobre lo sucedido con este expediente y preguntando si se había procedido a la demolición. Y la respuesta, llegó en un oficio municipal firmado por el entonces concejal de Urbanismo, José Alberto Reyes, en el que aseguraba que “el procedimiento sancionador incoado por el consistorio municipal había finalizado con el abono de la correspondiente sanción y que las obras objeto de investigación habían sido legalizadas”.

Sin embargo, la sentencia considera probado que aquel escrito del concejal era una “maniobra de engaño” para “impedir la actuación sancionadora de la Agencia y la reparación del orden jurídico menoscabado”, ya que las obras no eran ni legales ni legalizables.

Anuncios

Entry filed under: LANZAROTE, POLÍTICOS.

CASO LAS TERESITAS (XI) CASO EUROPA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Páginas

Entradas recientes

Blog Stats

  • 87,130 hits

A %d blogueros les gusta esto: